Los obispos de Mondoñedo-Ferrol y Lugo, en el funeral de Xosé Manuel Carballo

Los obispos de Mondoñedo-Ferrol, Mons. Luis Ángel de las Heras, y de Lugo, Mons. Alfonso Carrasco Rouco, presidieron el pasado 30 de octubre el funeral y sepelio del sacerdote Xosé Manuel Carballo Ferreiro, en su parroquia natal de San Martiño de Goberno (Castro de Rei, Lugo), de la que también fue párroco durante largos años hasta su jubilación por enfermedad. Don Xosé Manuel había fallecido el día anterior en un hospital de Lugo, tras haber luchado de un modo ejemplarmente cristiano contra su gravísima dolencia.

Asistieron también a las honras fúnebres unos treinta sacerdotes y centenares de vecinos y representantes del mundo de las letras, el teatro, la magia, el periodismo y el folclore de la comarca de la Terra Cha, en la que el activo sacerdote desempeñó prácticamente toda su vida ministerial.

Ante la imposibilidad de que el templo pudiera acoger a tantas personas, se habilitó una gran carpa en la campa aledaña a la iglesia, donde se celebró la ceremonia. Las palabras del prelado mindoniense y las de los distintos dirigentes de organizaciones sociales y culturales chairegas glosaron la fecunda vida pastoral, cultural y social del sacerdote finado.

Entre los fieles allí presentes se encontraba un grupo de condiscípulos de Xosé Manuel Carballo en los Seminarios de Vilanova de Lourenzá y Mondoñedo a partir del curso de ingreso 1954-55, y con los que mantenía puntual contacto todos los veranos en las fraternales “Xuntanzas” mindonienses. Fue,  en palabras de Benito Lodos, compañero de Xosé Manuel desde los tiempos de Lourenzá, “un solemne, concurrido y cariñoso adiós al buen amigo Carballo”.

Carballo Ferreiro deja un hueco insustituible en el clero diocesano y en la vida cultural y social de A Terra Cha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *