Fallece a los 73 años el sacerdote Xosé Manuel Carballo Ferreiro

Xosé Manuel Carballo

En la madrugada de hoy, 29 de octubre, falleció en el Hospital Universitario Lucus Augusti (HULA),  de Lugo,  nuestro compañero Xosé Manuel Carballo Ferreiro, sacerdote jubilado por enfermedad que hasta hace poco más de un año rigió su parroquia natal de San Martiño de Goberno (Castro de Rei, Lugo) y las de Castro de Rei, Santa Locaia, Balmonte, Azúmara y Ramil, en la misma comarca.

Xosé Manuel había nacido en Goberno el 29 de abril de 1944 e ingresó en el Seminario de Vilanova de  Lourenzá –en el que sería  tutor de alumnos- en el curso 1954-55. En ese mismo Seminario fue ordenado sacerdote el 26 de junio de 1967.

Don Xosé Manuel había ingresado hace poco más de una semana en el centro hospitalario lucense, donde venía siendo tratado de cáncer. Días antes de la celebración de la Xuntanza de antiguos alumnos del Seminario, el pasado 13 de octubre, envió un mensaje excusando su ausencia por indicación médica Había recaído de su dolencia y le fueron administrado antibióticos con la prescripción de seguir  reposo.

Los restos mortales de nuestro amigo reposan en estas horas en el tanatorio Serfuja, de Castro de Riberas de Lea, donde hoy, a las 21 horas, se celebrará una misa por su eterno descanso. Mañana, lunes, a las cuatro de la tarde, partirá el cortejo fúnebre hacia la iglesia parroquial de Gobierno donde se oficiará el funeral, seguido de la inhumanación en el cementerio de la parroquia.

Los antiguos alumnos del Seminario de Mondoñedo (sacerdotes y seglares)  elevan una oración por el eterno descanso  de Xosé Manuel, sacerdote de ilimitada entrega, cura de almas  incesante y amigo franco y enriquecedor, y testimonian su emocionada condolencia a su hermana Fe y su cuñado Esteban, así como a sus sobrinos Ángeles y Rubén a quienes tanto citada en sus escritos.

Era un pastor que se parecía a Pedro.

—-

No pasamento do cura mago Carballo

Por Ricardo Timiraos Castro

Creo que o teu exemplo, na creencia que Deus vive no Alén, e unha vida adicada por enteiro a seres un cura rural, do rural e para o rural, sempre  co caiado dun Cristo labrego, e na procura de vivir para crear esperanzas, xa fose cos teus escritos xa cos teus feitos, é abondo  e fermoso aval para que ise Pai, garimoso e tenro que nos amosaches coa túa vida, te acolla con ise abrazo fondoso  co que te despedimos os amigos. Abrazo fondoso e sincero que compartimos moitos, pero que  eu quero personificar  en Xulio Xiz, Neira Pampín, Marica  Campos… por só nomerar algúns dos que me consta isa verdadeira amistade. Sei que son moitos máis porque non esquezo nin aquel libro “ A cerna do Carballo” nin os continuos mensaxes do wasa. Amén que me constan os verdadeiros centos de rapaces que por todo a Terra Chá e outros lugares de Galicia vían en ti unha estrela clara de ledicia e fe na esperanza.

Hoxe é día para que choren os páxaros nas airas, os teus exemplos planten novos carballos e  os velliños apreixoen o teu cor co mesmo calor có que ti  os amaches.

Os fabuladores literarios sempre andan á procura do  mago Merlín e outros colegas sen decatarse que as pombas e os coellos que sacabas da sombreiro só eran artificios inxeniosos cheos de amor e ledicia cos que trasmitías ó público, sobre todo ós nenos, ise corazón tenro e xeneroso. Así te coñocín, fai perto de setenta anos cando, eu neno  e ti mozo, nos facías rir no salón de actos do seminario de Mondoñedo. Aínda recordo aquel xesto de move-los dedos.

Pero aínda che direi máis: Pasei lonxe de vós fisicamente moitos anos da miña vida, máis sémpre quedan nun as brasas de aquel xeito de vivir solidario, aquela procura de seres útil no seo das familias de velliños sólos, alí onde só quedan campos e terras a bravío e só a loita das persoa coma ti  son capaces de  manter viva a fe na Terra e nese Deus do que  fuches fiel cura.

Soupen despois moitas cousas máis de ti –fai quince día lin o prólogo do libro de Pampín, tamén agora o meu urólogo- e sempre me mantiña ó día o incombustible amigo común Xulio Xiz. Agora rompeuse isa cadea de verdadeiro cariño que ambo-los dous tiñamos na túa persoa, Máis como a cerna do Carballo é  moi dura reforzaremos con ila isa casa común que é a Terra e a esperanza nise Deus que nos amosaches para crer  amando a aqueles a quen nadie quer.

Seguiremos á arar a Terra e sementar esperanza como nos enseñaches.

Aperta fondosos á familia e os moitos que te queríamos.


“Cerna de Carballo”

 Por Germán Castro Tomé

A los 73 años, falleció el sacerdote chairego José Manuel Carballo Ferreiro, antiguo compañero en el Seminario de Mondoñedo, que luchó denodadamente en los últimos años contra “un cáncer de fumador”, como él definía su propia enfermedad. Cura, ex concejal, escritor, mago, un hombre con gran sentido del humor y de la retranca, era un animador natural de cualquier reunión o tertulia. Quienes lo conocimos y gozamos de su amistad lo recordaremos siempre. Hoy acudiremos a Castro de Rei para despedirlo. Descanse en paz.

 

En esta hora de amarga despedida, reproducimos el artículo que Germán Castro aportó al libro “Cerna de Carballo”, editado por la Irmandade Manuel María-Asociación Xermolos en 2015, y en el que 162 compañeiros y amigos de toda índole osé Manuel le rendían imperecedero homenaje.



OUTROS TESTEMUÑOS DE PESAR

Félix Villares Mouteiro:  informa sobre el fallecimiento y expresa su pesar.

Pepe Luis Fernández Piñeiro: Recemos unha oración polo seu eterno descanso.

Francisco Ramil Acebo: Descansa en paz, tú wue creias “vita mutatur non tollitur”.

Arsenio Ginzo: Profundamente apenado polo pasamento do noso benquerido Carballo. Será moi difícil encher o valeiro que nos deixa. Rezaremos por il.

Ramón Saá: Me uno a vosotros en el afecto y la oración. Que sea muy feliz en la casa del Padre.

Julio Leal Carreira: Que a Terra che sea leve, amigo. Ti seguirás con nos.

Ramón Barro: É o momento de reflexionar e rezar polo noso “Capellán”, tan presente entre nos estos últimos anos. Invito a quenes  o houberan coñecido máis de cerca que me remitan unhas liñas para a nosa web. EPD.

José Gil Cortón: Descanse en paz nuestro querido amigo, sacerdote y otras cosas. Adiós, hermano,. Nos veremos cundo toque.

Xosé Manuel Franco Trashorras: Unha gran perda. Que en paz descanse. Teno ben merecido.

Ángel Felpeto Enríquez: Descansa en paz, amigo Xosé Manuel

Manolo Villares Vázquez: Descansa en paz con tu amigo Evaristo.

Javier Pernas Pérez: Que en paz descanse un buen amigo.

Germán Castro Tomé: Descanse en paz o noso ben querido Xosé Manuel. Estará sempre na nosa memoria.

Manuel Pedrosa Gacio: Recibid un fuerte abrazo toda la familia. Me uno a vuestro dolor.

Ramón Díaz Guerrero: Descanse na paz. Home exemplar. Sentidas Apertas á familia e a todos os seus grandes e moitos amigos. Desde Huelva, Ramón Díaz Guerrero.

Antonio Grandal: Compañeiros e amigos: comparto o pesar xeral polo pasamento de Carballo. Non podo acompañalo esta tarde (30 Octubre). Únome a todas-moitas oracións. Deume mala corazonada que cando comunicou a seu ingreso respondía ó momento coa súa gracia a calquer escrito e bruscamente deixou de facelo. Descanse en paz.

Benito Lodos: que Dios le tenga en su Gloria.

.

 

 

o pesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *