In memoriam: D. Eladio Felpeto Novo

“Falleció el cura de Loiba”. Así corrió la noticia el pasado día 7 de febrero por la comarca ortigueiresa. Después de 60 años al frente de esta parroquia, jóvenes y mayores conocían sobradamente a Don Eladio y su sempiterna sonrisa, su hablar quedo y socarrón, su disponibilidad hacia sus vecinos.

Don  Eladio Felpeto Novo había nacido en la parroquia de Santiago de Boizán (Vilalba) en enero de 1932. Por tanto, acababa de cumplir 87 años. En septiembre de 1944, cuando ya  su familia se había trasladado a Ferrol (Rosendo Yáñez  llegó a conocer su padre, un bien plantado guarda del Parque Municipal),    ingresó en el Seminario de  Mondoñedo, donde, en 1956, fue ordenado sacerdote por el obispo Don Mariano Vega Mestre.

Su primer y único destino fue San Julián de Loiba, si bien  ocasionalmente, dio atención pastoral a las de Céltigos y Ladrido fue administrador parroquial de Espasante.  A esta localidad estuvo especialmente ligado por su cargo, durante unos años, como secretario de la Cofradía de Pescadores, bajo la presidencia del popular armador José Barcón.

De carácter cercano y conciliador, impulsó la restauración de las iglesias de Loiba y Céltigos. No era menor su franca disponibilidad hacia los loibenses. No era raro verlo frecuentar  los centros administrativos de Ortigueira, ejerciendo de gestor y valedor espontáneo de sus feligreses. ¿Quién iba a negarle un  favor a Don Eladio, a él, que siempre estuvo  dispuesto a prestarlo?

Hace  unos años tuvo que dejar   la parroquia por enfermedad, agravada en varias ocasiones. Fue entonces cuando se trasladó  definitivamente a Ferrol para vivir de nuevo con su familia. En Loiba, en Ortigueira,  le recuerdan todavía con su primer coches, un R.10 verde, que lo mismo  servía para  trasladado a los niños a la escuela que se movía llamativamente por la comarca,  siempre entre amigos.

En la reseña emitida por la parroquia ferrolana de Nª. Sª del Rosario, a la que pertenecía últimamente, se le recuerda como “unha persoa amable e servicial, que exerceu o seu ministerio sacerdotal con fidelidade, e moi querido e identificado cos fregueses que tiña ó seu coidado pastoral”.

D.E.P.

Eladio Felpeto y sus condiscípulos en el último año de la carrera. ¿Quién no recuerda aquellas famosas listas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *