O que líamos

El acceso a la literatura profana en el Seminario pasó por etapas muy diferentes desde la Guerra a los liberales años setenta y siguientes. Haz memoria y cuéntalo aquí.

2 Respuestas a O que líamos

  1. José Méndez Fonte dice:

    Eran los años 59/60 .Había algo que me chinchaba bastante : la prohibición de leer periódicos.Por lo que en las esporádicas visitas al dentista aprovechaba para hacerlo .
    Por contra , disponíamos de una exigua biblioteca en el claustro/galería del Menor, alimentada a base de colecciones de libros de Misiones o aventuras tipo Emilio Salgari, Verne etc. También recuerdo una revista muy “ad hoc”, titulada “El Aguilucho” . Había peleas para conseguirla. Y si en algo no soy muy preciso que me corrija José Luis Hermida Bouza, de memoria privilegiada.
    En cuanto a los libros de qué disponíamos por nuestra cuenta , recuerdo a nuestro censor,D.J.Maria Fernández quién me aseguró a la vista de un ejemplar de Ortega y Gasset , que era “peligroso” . Aqueles tempos.

  2. Jose Luis Hermida Bouza dice:

    Mi amigo del alma Pepe Méndez Fonte recuerda aquella sala de lectura que había en los años sesenta en el seminario menor (justo debajo de las habitaciones de cuarto de teología y a la altura del techo del cine). Efectivamente existía esa revista que comenta Fonte, sin embargo en lo que ya no está tan seguro es en el título que no era “El Aguilucho” sino “Aguiluchos”. De todas formas creo que esta revista (en formato entre cuartilla y octavilla)era para “principiantes” porque, aparte de su olor a tinta de impresión, su contenido no dejaba de ser un tanto “naïf”, propio de los recién llegados de Lorenzana que tenían -como diría D. Francisco Fanego y Losada)- “el pelo de la dehesa”. La que nos interesaba (ahora se dice “nos molaba”)a los veteranos era la otra cuya cabecera rezaba “JÒVENES”. ahí ya se encontraba un articulado mas en consonancia con el nivel cultural (¡¡¡¡manda c…..!!!!)que creíamos tener. ¡¡¡o témpora, o mores!!!
    Unha aperta para todos os do curso 1956/1957 Lucho Hermida Bouza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *