Os seminaristas e o cine

El cine fue el gran ausente de nuestra adolescencia en el Seminario; Una carencia que nos alejaba de las realidades cotidianas que nos aguardaban. ¿Recuerdas qué cine veíamos?

4 Respuestas a Os seminaristas e o cine

  1. Ramón Fernández Sancho dice:

    Non podo precisar o ano, era o 1964 ou 65.
    Estando no seminario de Lourenzá, pola tardiña corría o ruxe ruxe de que á noite tiñamos cine. A ilusión espertada entre o alumnado era notoria, pero so se falaba deso polo baixiño. Todo quedou en nada, pois deitámonos coma sempre. Pero non foi así, o pouco, orden de erguerse de novo, vestirse e formar en silencio no corredor.
    Saímos baixando en formación pola escaleira principal i así nos diriximos ó cine “PRINCIPAL CINEMA” que está a poucos metros da saída do seminario.
    Antes do comezo da película, una breve charla sobre “La formación del Espíritu Nacional”
    O segredo desvelouse o comezo da proxección: íamos ver a película “RAZA”. Creo non é o lugar nin o momento de comentar o argumento nin a finalidade de dita obra de arte do cine español que só pretendía “sintetizar el ideario del buen español”
    O certo é que foi unha experiencia que creo, só serviu para romper a monotonía do internado e ternos expectantes tres ou catro horas ante da proxección.
    Esta foi a primeira relación que como seminarista tiven co cine, agás as proxeccións dos misioneiros, que por certo me resultaban mais interesantes.

  2. Carlos Adrán Goás dice:

    Recuerdo las películas que vimos en el Seminario. En Lorenzana nos llevaron a ver “La Guerra de Dios” y otra “El Judas”, sobre la representación de la Pasión en un pueblo de Cataluña. Ambas me impresionaron, pero me molestó el no poder comer cacahuetes en el cine. Esto ocurrió en el año 1952. Un recuerdo de Carlos Adrán

  3. José Márquez Míguez dice:

    Dios Santo!!!!! Cuántos recuerdos!!! Entré en este sitio para intentar saber de Dn. Francisco ( alias Pacurri) y de repente… no han pasado 50 años. Recuedo ese día del cine que menciona el compañero Ramón Fernández.Yo creía recordar que habíamos visto “La Policía Montada del Canadá” pero qué más da. Tengo que decir, ahora que se me presenta esta ocasión, que mi estancia en el Seminario ( primero en Lorenzana y luego en Mondoñedo) fue para mi una experiencia muy enriquecedora y me proporcionó una formación humanística y moral de gran importancia en el resto de mi vida. Recuerdo haber pasado mucho frío y mucha morriña de mi hogar familiar pero no quisiera prescindir de la experiencia de aquellos años. Estoy muy agradecido a todos los profesores y educadores y los recuerdo con mucho cariño y respeto. Soy de la época de Pacurri, Dn. Pepe, Dn. Antonio Herrera,…me encantaría saber de sus destinos. Un cordial saludo

  4. A José Márquez Míguez.
    Qué alegría encontrarme contigo en este feliz rincón, aunque llego un poco tarde. Espero que leas mi mensaje y podamos seguir en contacto. Mi vida siguió derroteros diversos. Después del seminario, pasé al ministerio parroquial en Cariño, luego marché a Lyon a ampliar estudios y dedicarme a la Misión Católica de Francia. Y terminé en la Universidad de Granada. Ahora soy un feliz jubilado con un nieto “y medio”. Espero conocer tus propios derroteros. Un fuerte abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *