Antonio Gavín Rodríguez

Santa Marta de Meilán (Riotorto), 1960.

Ingresó en el Seminario de Mondoñedo en 1971 e hizo  el Bachillerato  en el Instituto de esta ciudad antes de trasladarse a Santiago para cursar  los dos años de Filosofía y los cuatro de Teología en el Instituto Teológico Compostelano. No llegó a ordenarse de presbítero.

En sus primeros años mindonienses asomaba ya con fuerza su vocación musical; aquí inició su formación acelerada que continuó durante  su estancia en Santiago.   La música dio contenido a sus años posteriores al Seminario, en los que prestó ayuda litúrgica a dos parroquias, la suya propia de Meilán y luego a la de  Pedroso (Narón), que regentaba un tío suyo sacerdote. Su vocación, su dedicación y, en buena medida, su oficio, ha sido y es la música. Sus intervenciones al piano o al armonio en ceremonias laicas o religiosas le reputaron en la comarca prestigio de un verdadero profesional.

 Músico desde niño.-“A música para mín”, recuerda ahora Antonio Gavín, “ era algo pola que tiña afección desde pequeño; lémbrome que na miña aldea os meus compañeiros veciños e máis meus irmáns e eu, nun estante algo alto dun valado xogabamos a facer unha orquestra cunhas latas como tambor, etc.; ou, tamén, na leira ó recoller o trigo faciamos algunha frauta cunha palla, á que lle faciamos soar”.

“No Seminario de Mondoñedo a miña formación musical comeza en serio; o meu primeiro profesor de piano foi D. Jaime. Logo no instituto, D. Uxío García Amor impartía unhas clases extraescolares de música, ás que eu asistín.

E no Seminario Maior fun compaxinando a Teoloxía co piano, e só fixen dous cursos no conservatorio de Santiago; polo tanto, máis ca un profesional da música son un afeccionado.

Logo como conserxe no Seminario, non desatendín o canto. Pola miña conta seguín formándome no solfeo, etc. e practicando o armonio nalgunhas parroquias: festas, vodas, etc.. Actualmente axudo e acompaño as celebracións do Apostolado da Oración e da Adoración Nocturna de Mondoñedo, das cales son membro.

Sinalar que na miña vida experimentei e experimento a Misericordia de Deus e a protección e axuda, especialmente da Santísima Virxe; e, tamén, de San Xosé e dos Santos e Anxos de Deus” .

No resulta extraño para los mindonienses ver a Antonio, en alguna que otra ocasión, al frente del órgano de la catedral, cuando es requerido para sustituir al organista titular,  don Manuel Escarís. Cada día, acude al encuentro de Bach o Beethoven con el órgano eléctrico que le acompaña en su habitación de la Hospedería.

Popular en la diócesis.-Gavín es, por otra parte, un personaje archipopular en la diócesis, bien  conocido por todos los sacerdotes y gran número de los antiguos seminaristas. Su sonrisa, su amabilidad y su eficiencia salen a nuestro encuentro desde hace 29 años cuando cruzamos la puerta del Seminario y nos lo encontramos al frente de la conserjería.