Se nos fue otro grande: Santiago Rico Méndez

Antes incluso que Ginzo por los latines, que Cheda por la guitarra, que Domínguez por el canto, que Joaquin por su escritura. tuve yo un ídolo de adolescencia al que inútilmente intentaba emular; se llamaba Santiago Rico Méndez, era de Viloalle (1942), sonreía más que hablaba y era. como decía la prosa de entonces, “un mago del balón”. Era el compañero infinito, inabarcable. Yo ardía por salir al recreo, más que por machacarme en el patio, por ver a Rico cómo robaba la pelota, la uncía a su tibia y la acarreaba desdeñando  obstáculos de una a otra portería. Cuando yo salí del Seminario, después de Quinto, él era tal vez la primera figura futbolística de la casa, junto a Domingo Barrera, futuro profesional de largo recorrido.

Se nos fue en la madrugada del viernes, 10 de septiembre. Un ictus mermó sus facultades hace algunos años, pero fue una insuperada bronquitis que acarreaba desde agosto la causa del desenlace. Sus cenizas recibirán sepultura en el cementerio de Viloalle el próximo año.

 

Domingo F. Barrera (izqda.), Borrazás (portero suplente) y Rico. CD Foz, 1962-1963

 

Del fútbol a Barcelona

Nada más salir del Seminario, Santiago  fichó por el Club Deportivo Foz, que  en la temporada 60-61 había ascendido a la Serie A Regional. En la temporada 61-62, ya con Rico en sus filas, alcanzó el segundo puesto en la clasificación.

Estuvo a prueba por el Real Club Deportivo Fabril, pero no llegó a quedarse, tentado por otras oportunidades profesionales en Barcelona. En esta ciudad trabajó como administrativo por poco tiempo en varias empresas, principalmente  en la multinacional belga AGFA-Gevaert.  Siguió viviendo en Barcelona con su mujer e hijos  hasta el final

En verano –hasta hace tres años-, solía volver  con los suyos  a su querida Viloalle y a disfrutar de su familia en  la Mariña lucense.

Abajo, a la izquierda, con el Foz

Siempre en el recuerdo

Me emociona recordar a Santiago tantos años después. Le seguí la pista mientras su nombre aparecía en la Hoja del Lunes de A Coruña con la reseña del partido de la víspera  y al poco tiempo ya tuve que rastrearlo, por mediación de Espina, por Barcelona

Solo recobré su amistad en los años 90 pasados cuando Fresco Cobelo y Espina nos reunían en Mondoñedo el segundo viernes de agosto. Prematuramente, Santiago fue atenuando su proverbial vigor hasta que su familia  desaconsejó su asistencia a aquellos encuentros fraternales.

Fueron ocho hermanos; uno de ellos, Antonio, también pasó pos las aulas del Seminario. Su esposa, Carmen Cabanas es natural de Villamor, al lado de Viloalle. Tuvieron tres hijos: Carmen, que vive en Barcelona; Yago, en Puebla del Condado (Huelva) y Laura, en Barcelona. Carmen presume durante  nuestra conversación de sus siete nietos.

Junio 1959. Arriba Caruncho, Pacurri, Remuñán, sin identificar, Juan Calvo. Abajo, sin identificar, Rico y Franco

Era uno de los grandes, de los más queridos por sus compañeros, incesantemente recordado.

Así quedará para siempre en nuestro corazón y en nuestra memoria.-Ramón Barro

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*