Un punto de eternidad

La eternidad está enamorada 

de   las obras del tiempo.

(Octavio Paz).

Por Benjamín González   Quelle (1)

 

¿Qué fuera la eternidad sin aquel trance incruento

en que la vio Octavio Paz enamorada del tiempo?…

El tiempo, alado y fugaz,   es la llave del misterio,

Clave de bóveda y faro que hace diáfano el sendero

Y deja tras sí un rastrojo  con el que no puede el viento.

 

La eternidad selecciona dentro del estercolero

Miradas, sonrisas, lágrimas, besos, buenos pensamientos,

Y desecha cobardías, murmuraciones, desprecios,

Envidias, venganzas, trampas, avaricias, odios, celos……

La eternidad   se enamora….Y sólo Dios sabe de eso.

 

Ya están en la eternidad los que alcanzaron el puerto,

Navegando por los mares, generalmente   revueltos,

Y lucharon con las olas y vencieron el mareo,

Y hoy nos contemplan reunidos en el Mondoñedo eterno…..

 

Claro que la mar es ancha, que la historia es un océano,

Donde los rumbos   se cruzan y entrecruzan en silencio…

Donde a veces hay naufragios, pero también, salvamentos.

 

Me complace vernos hoy en andana en nuestro puerto,

En arribada armoniosa de casados y solteros,

Aquí, en nuestro Seminario….Quede   constancia en mis versos

Del   beso a la amura verde que nos hizo compañeros,

Y hoy nos acoge     amorosa en su regazo materno…

¡La eternidad se hace hoy tiempo palpitante en Mondoñedo!

Don Benjamín González Quelle nació en Covas de Viveiro en 1927. Se ordenó sacerdote en Barcelona, durante el Congreso Eucarístico Internacional de 1952. Durante siete años ejerció su ministerio sacerdotal en distintas parroquias del concello e Cospeito. Fue párroco de Burela desde 1959 hasta su jubilación, Hoy reside en la Hospedería del Seminario.

Como su propia escritora confirma, don Benjamín ha sido y continúa siendo un gran lector “especialmente de ensayo y filosofía”. “¿Es usted poeta, don Benjamín”, le preguntamos. Y él lo aclara con una elocuente precisión intelectual: “Nada de eso; la poesía es inalcanzable; solo una tendencia. Lo mío son meros ejercicios literarios”.

3 comentarios

  1. Extraordinario poema digno de los mejores elogios. Es una enorme satisfacción conocer esa faceta de D. Benjamín, a quien conocí fugazmente,pero de muy grato recuerdo, y saber que también es vivariense. Si me lo permite, trataré dé publicarlo en nuestro pueblo.

  2. Precioso poema, Benjamín, compañeiro, amigo, irmán. O Outono no que estamos moitos non é porta do inverno. Tén entidade propia. É primavera
    de repouso sosegado, tempo de outonías produtivas. Tí es o mellor exemplo.

  3. gracias por este fermoso poema D.Benjamin,ainda que se foi do noso pobo pa un que case e o meu de adopcion, nunca se olvida do noso mar ,espero que nos siga deleitando con mais poemas tan fermosos coma este espero velo non tardando moito

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*