“Amencer”, la revista de los seminaristas que Félix Villares mantiene viva desde 1982

Por Ángel Felpeto Enríquez

Por su continuidad a lo largo del tiempo y por su contenido no hay duda de que la publicación escolar más importante de nuestro seminario es la revista AMENCER. Su historia, sus contenidos y el hecho de que se conserven todos los números publicados, merecen una especial referencia en este apartado de nuestra web aunque bastaría con remitirnos al enlace en la página de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol.

http://mondonedoferrol.org/amencer/

Ahí podemos encontrar cómo nace en 1982 y desde el número Cero  al último de diciembre de 2019, es decir, 242 números. La pandemia de la covil-19 ha interrumpido momentáneamente su publicación, a la espera de tiempos mejores.

No tenemos constancia de que entre TRAPECIO y AMENCER existiese en el seminario ninguna otra publicación.

Aunque comenzara en 1982 como una publicación escolar de carácter interno,  tal y como se refleja en la reseña de la web diocesana, probablemente sea la publicación escolar más antigua de Galicia, entendiendo por tal el hecho de que muy pronto fue una referencia más allá de las paredes del seminario. Publicaciones escolares internas existieron, también en el seminario, en las décadas 60-70 los Institutos de enseñanzas medias y los llamados Colegios menores pero, en este caso, una prueba clara de ese espíritu con el que nace de referencia cultural y de impulso a la lengua gallega desde un centro educativo, es que sus impulsores gestionaron su Depósito legal ya en 1982 con el número   1609.

Como se puede ver en la citada reseña de la web diocesana,  nada menos que Xesús  Alonso  Montero,   dice:

A revista, que ten nome de alborada, é unha regalía para todos aqueles que aínda non perderona  fe na causa da palabra literaria dentro das aulas. Non sei doutra mellor en Galicia, no seu xénero e modalidade“.



Primero TRAPECIO, tal y como mencionaba en la referencia a esa publicación, como luego AMENCER,  no hubieran salido a la luz sin la idea primero y el motor e impulso después de Félix Villares Mouteira independientemente de las importantes responsabilidades que le fueron encomendando los respectivos obispos. Él, desde donde estuviera o desde donde está,  ha velado porque se mantuviera viva la revista: es más, tengo la impresión sin haberlo seguido muy de cerca,  que ha velado por la calidad y los contenidos de la misma. Y justo es reconocérselo,  porque además sé que lo seguirá haciendo.

 

1 comentario

  1. Boa tarde, Angel Felpeto.
    Aínda que seguramente, como afirmas, non houbo ningunha revista escolar entre Trapecio e Amencer,coido que é obrigado non esquecer a revista “Juventud” da que se editaron ao menos 20 números.
    Agardo que poidamos seguir mantendo contacto para ir, aos poucos, recuperando a historia do Seminario de Mondoñedo.
    Hai uns días, unha chamada de teléfono de Ramón Barro púxome sobre as pegadas desta web que compre soster entre todos.
    Saudiña.
    Antón Lamapereira.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*