El ex seminarista villalbés Ángel Felpeto, toma posesión como Consejero de Educación de Castilla-La Mancha

Nuevo Gobierno de Castilla-La Mancha. Ángel Felpeto, primero por la derecha.
Nuevo Gobierno de Castilla-La Mancha. Ángel Felpeto, primero por la derecha.
Nuevo Gobierno de Castilla-La Mancha. Ángel Felpeto, primero por la derecha.
Nuevo Gobierno de Castilla-La Mancha. Ángel Felpeto, primero por la derecha.
Ángel Felpeto, nuevo consejero de Educación, Cultura y Deportes de Castilla La Mancha
Ángel Felpeto, nuevo consejero de Educación, Cultura y Deportes de Castilla La Mancha

El nuevo consejero de Educación, Cultura y Deportes de Castilla-La Mancha, Ángel Felpeto Enríquez,  ha tomado posesión de su cargo esta mañana (6 de mayo) en el Palacio de Fuensalida, de Toledo, sede de la presidencia del gobierno de la Comunidad,  en presencia de su titular, Emiliano García-Page.

El nuevo consejero nació en la parroquia de San Juan de Alba (Vilalba, Lugo) el 3 de octubre de  1947. Entre los años 1959 y 1967 cursó estudios  en el Seminario “Santa Catalina” de Mondoñedo  (terminó el grado de Filosofía)

Al dejar el Seminario, se hizo profesor técnico de Formación Profesional. Durante la mayor parte de su vida ejerció la docencia en Toledo –su ciudad de adopción- como profesor-educador con destino definitivo en el IES “Universidad Laboral” de Toledo, centro en el que desempeñó su labor docente entre 1977 y 1996 y donde fue director entre 1989 y 1996.
Fue también profesor en el IES “Universidad Laboral” de Eibar (Guipúzcoa) desde 1971 a 1977.

Profesional de la Educación

En el IES “Montes de Toledo” de Gálvez (Toledo) fue director en Comisión de Servicios para la puesta en funcionamiento del Centro desde 1996 a 1998.
Jefe de servicio de Coordinación del Área de Programas y Servicios Educativos en la Consejería de Educación y Cultura de Toledo desde diciembre de 1999 a noviembre de 2002.
Delegado Provincial de Educación y Cultura de Toledo desde noviembre de 2002 hasta julio de 2007. En 2007 accedió al puesto de vicealcalde y concejal responsable del Área de Gobierno de Educación, Cultura, Festejos, Juventud y Deportes de Toledo en la Corporación presidida por Emiliano García-Page, elegido en el nº 3 de la candidatura del PSOE.

Vicealcalde de Toledo con García-Page

Doce años estuvo Emiliano García-Page intentando convencer al que fuera vicealcalde de Toledo, Ángel Felpeto, para que se presentara a la Alcaldía de la ciudad. Decía que era el candidato que agrupaba el mayor consenso posible, con mayor hincapié cuando Page ya preparaba su salida del Ayuntamiento de Toledo para presentarse como candidato del PSOE a las elecciones autonómicas. Felpeto se negó, descartándose “para todo”. Ahora el presidente regional ha conseguido su regreso y además para un puesto muy complicado. Sustituye a Reyes Estévez al frente de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes, el departamento más cuestionado y polémico en la actual legislatura.

“No es un político al uso”

Ángel tiene tras de sí un dilatado servicio público. “Pero no es un político al uso”, escribe en uno de sus “retratos” de ABC de Toledo Pepe Castro. “Si Aristóteles le hubiera conocido”, continúa el prestigioso escritor y fotógrafo retratista toledano, “nunca habría generalizado con que «el hombre, por naturaleza, es un animal cívico…». Él sí parece serlo, llevar grabado en el código genético el sentido de lo bueno y lo malo, de lo justo y lo injusto. Seguro que lo heredó de su abuelo Ángel, aquel hombre analfabeto que —asegura—, «me lo enseñó todo» cuando lo acompañaba de rapaz a los pastos con el ganado; a respetar a los maestros, a los mayores, a no perderse ni un solo día de escuela, a ser responsable en el trabajo, a saludar siempre con un amable buenos días…Aunque él puso mucho de su parte, como ese contar ¡solo hasta tres! y enfadarse «para adentro» en aras de la paz y la concordia”.

Ángel Felpeto es autor de la obra Vésperas dunha gran ilusión (Retrincos de Vilalba e dos vilalbeses, VVAA, Instituto de Estudios Chairegos, Vilalba 2005).

MENSAJE DE ÁNGEL FELPETO

“Sigo tendo o mesmo compromiso”

Queridos amigos:

Supoño que todos estaredes enterados  xa de que onte tomei posesión como Conselleiro de Educación, Cultura e Deporte de Castilla la Mancha.

Fórame con intención de non volver pero un problema de enfermidade da anterior Conselleira, tamén galega, obrigoume a aceptar sustituila, tamén pola miña amizade e compromiso co Presidente García Page co que como sabedes fun Vicealcalde entre os anos 2007 e 2011.  Fágoo tamén por vocación e compromiso coa educación nesta terra durante corenta e dous anos.

Se leedes a prensa de hoxe, a verdade é que fun ben recibido por todos e iso case me obriga un pouco máis a dedicarme en corpo e alma a esta tarefa o que queda de lexislatura.

Agradezo as mensaxes e chamadas que recibín dos que tíñades noticia,  aínda que me é difícil neste momento ir contestando a todos, pero fareino a medida que vaian podendo. Podedes imaxinar que estes dous días foron moi intensos sen tempo nin para descansar.

Pero sigo sendo o mesmo, sigo tendo o mesmo compromiso cos meus amigos aínda que con menos dispoñibilidade de tempo.

En próximos días enviareivos uns vídeos que teño de cousas do Seminario xa que isto pilloume cando os estaba preparando

Un forte abrazo para todos.

ÁNGEL  FELPETO, EN LA PRENSA

GRANDE DEL DÍA

Eusebio Cedena / EL DIGITALCLM

Ángel Felpeto, el Quijote de Page al que todo el mundo quiere

Es un grande en toda regla. Ángel Felpeto estaba tranquilamente en una cómoda segunda línea, un poco como en retirada política o camino de ella, y de pronto un rescate urgente del presidente Emiliano García-Page le trae de nuevo al ruedo regional y en un puesto de máxima relevancia, la Consejería de Educación, que es la joya de la corona en cualquier gobierno que se precie y no puede quedar en manos más que de gente sabia y coherente. Gente de talante, capacidad y diálogo como Ángel Felpeto, que es como un gran Quijote que regresa a la lucha contra todos los molinos y que afortunadamente, después de un paréntesis para el olvido, se convierte en consejero de Educación y Cultura para arreglar todo lo desarreglado, armar la paz en medio de la guerra y poner orden y lucidez donde la cosa anda un poco caótica y errante.

La educación de los castellano-manchegos no es, desde luego, un asunto menor y Page ha visto de pronto esta emergencia y ha llamado a uno de los suyos, un histórico con leyenda al que todo el mundo quiere y que es el mejor gallego de Toledo, el ideal del entorno presidencial para sacar adelante la Consejería más bonita y también la más difícil y comprometida. Hay constancia general de que Felpeto ya tiene superadas desde hace algún tiempo todas sus ambiciones políticas y de que ni siquiera quiso en mayo pasado aspirar a la Alcaldía de Toledo, pero ahora el presidente de la Junta le reclama por la vía de la extrema necesidad y no puede negarse. Page y Castilla-La Mancha necesitan a un tipo que sepa, a un hombre de prestigio, un tipo dialogante y no sectario, un caballero de la política regional y ahí está Ángel Felpeto para darle el sí a una responsabilidad que probablemente va a tener algún coste personal pero que asumirá con todas sus consecuencias.

Integrado plenamente en la vida toledana, la social, la política, la profesional y la sentimental, Felpeto llega al Gobierno de Page para darle una impronta nueva, un impulso y un prestigio a un mundo de enorme complejidad pero por el que ha luchado toda su vida y al que ha amado siempre: la educación, la escuela, el saber, el esfuerzo y la responsabilidad. Sin adjetivos ni colores. Ojalá pueda y le dejen cumplir su cometido y cuando acabe su mandato todo sea mucho mejor. Por todo ello, por su personalidad y su carácter, por el salto que da la Consejería de Educación, nuestro GRANDE DEL DÍA es Ángel Felpeto y bien que nos alegramos con expectativa e ilusión. O sea, con esperanza.

Felpeto hace un guiño a los sindicatos y les invita a encontrarse en el camino

Soraya Lucas / Toledo – sábado, 7 de mayo de 2016

Sin cambios en la Consejería. Asegura que continuará trabajando con el mismo equipo de Estévez y se comprometió a fijar ayer mismo un calendario de trabajo en las tres áreas que conforman su departamento.

No cabía ni un alfiler en la sala de Tapices del Palacio de Fuensalida, sede de la Presidencia. Todos querían arroparle en su gran día, en su toma de posesión como nuevo consejero de Educación, Cultura y Deportes tras el cese de Reyes Estévez por motivos de salud. Ángel Felpeto juró el cargo y agradeció a los presentes, y a los que no pudieron estar, su «generosidad, apoyo y comprensión».
No pudo decirle no a García-Page. Así lo confesó nada más tomar la palabra. «Una vez más me has convencido», dijo, para asegurar que hará todo lo que esté en su mano para resolver los problemas que achacan a los castellano-manchegos en lo que concierne a su área. A sus tres áreas, reiteró, dejando claro que la Consejería que ahora dirige no es solo de Educación, sino también de Cultura y Deportes.
Confesó que pese a estar fuera de la política desde 2011 coge el testigo de Estévez «con ilusión y ganas» y recordó un dicho que decía su abuelo y que le ha guiado durante toda su vida: «El que tiene una tienda que la atienda y si no que la venda».
Y a eso ha venido, a desengrasar las tuercas de uno de los departamentos más sensibles del Gobierno regional y lo hará con el mismo equipo de su antecesora. Es más, ayer mismo, tras el acto de toma de posesión, se reunió con los responsables de la Consejería para una primera toma de contacto y establecer un calendario de trabajo. «Para que así el lunes, a las 08.00 de la mañana, estemos todos a pie de obra ya».

Toledo / ARTE

Los retratos de Pepe Castro: Ángel Felpeto

Ángel Felpeto (San Juan de Alba, Villalba, provincia de Lugo). 63 años. Profesor jubilado. Vicealcalde y concejal de Cultura de Toledo. Posa en el estudio del fotógrafo con los mismos ojos ávidos de saber de cuando era un niño que escuchaba atento a la maestra en su aldea natal, los brazos cruzados sobre el tosco pupitre de madera. Y bien que siguió los consejos de doña Mercedes cuando ésta batallaba con los alumnos más traviesos, estudiad, formaos, no os quedéis aquí arando, como vuestros padres.

De eso hace más de medio siglo. Ahora, su correcto atuendo es el uniforme cotidiano de un hombre que ha dedicado una década de su vida a la cosa pública, primero en la administración educativa, más tarde en la política municipal.

Pero no es un político al uso. Si Aristóteles le hubiera conocido, nunca habría generalizado con que «el hombre, por naturaleza, es un animal cívico…». Él sí parece serlo, llevar grabado en el código genético el sentido de lo bueno y lo malo, de lo justo y lo injusto. Seguro que lo heredó de su abuelo Ángel, aquel hombre analfabeto que —asegura—, «me lo enseñó todo» cuando lo acompañaba de rapaz a los pastos con el ganado; a respetar a los maestros, a los mayores, a no perderse ni un solo día de escuela, a ser responsable en el trabajo, a saludar siempre con un amable buenos días…Aunque él puso mucho de su parte, como ese contar ¡solo hasta tres! y enfadarse «para adentro» en aras de la paz y la concordia.

Ahora que deja de ser concejal, para pena del alcalde y de muchos toledanos, recuperará todas las horas para ver crecer a su nuevo nieto, el cuarto, y será un abuelo —lo es ya— como deben ser los buenos; si hasta recuerda su imagen al Gepetto amoroso del Pinocho de madera sobre el regazo. Eso sí, echará mucho de menos a esos otros nietos suyos, los niños de los colegios de la ciudad que visitan el Ayuntamiento y son recibidos por un hombre que trata de adiestrarles en el recto comportamiento ciudadano.

Como cuando les pide que miren hacia los famosos versos de don Diego Gómez Manrique, colgados en el zaguán: «Nobles discretos varones que gobernáis Toledo…», y les conmina a no olvidarlos, a llevárselos al colegio, y a que cuando oigan hablar mal de los políticos sepan que la mayoría trabaja por el bien de todos. «Por los comunes provechos, dexad los particulares».

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*